Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

viernes, 30 de noviembre de 2012

La vida de Pi (Life of Pi) - Ang Lee


Entretenida y guapa para verla en pantalla grande, pues, eso, al cine.
Este Ang Lee siempre sorprendiendo.


video
Ang Lee

domingo, 25 de noviembre de 2012

Necrológicas: Justicia, R.I.P.- Sin Justicia no hay derechos

El magistrado Santiago Pedraz junto a otros compañeros
 Esta semana murió gente famosa, de la que sale en primera página de los diarios, Miliki, Borau, Leblanc... y todo el mundo habló de ello. Sin embargo, se ha producido un hecho luctuoso que nos afecta a todos y parece que la ciudadanía no le ha dado más importancia que la de comentar el hecho, si es que lo ha comentado, el día de la protesta de los profesionales del Derecho.

A ver si nos aclaramos (muy resumido):

1º, Cuando los señores de las puñetas, jueces, fiscales y abogados, montan un tinglado como el del día 24 de este mes y con carteles R.I.P. Justicia, sin justicia no hay derechos, toda la ciudadanía debería de preocuparse e intentar conocer el motivo de esta manifestación sin precedentes.
2º Una de las buenas cosas que nos trajo la democracia fue la desaparición de las tasas judiciales en 1986.
3º Ahora, el Gobierno de España ha establecido que hay tasas judiciales desde la primera instancia (aunque hay alguna excepción), esto es, para demandar hay que pagar, si tienes un accidente de tráfico, por ejemplo, y quieres demandar, si no tienes dinero para el pago de dichas tasas no podrás.
4º El dinero de las tasas no se recupera en muchos casos, como no se condene en costas aunque ganes el juicio...
5º Por tanto, la tutela judicial efectiva se va por el sumidero, si no hay dinero no hay justicia, cada vez, las diferencias sociales se hacen más evidentes, ahora también en uno de los pilares de nuestra democracia.
6º Uno de los grandes problemas de la justicia española son la falta de jueces. Junto con el establecimiento de las tasas judiciales está previsto el despido de más de mil jueces interinos, creo que con los fiscales ídem de ídem.
Cuando se marchen los que gobiernan en este país y dejen paso a otros, éstos, ¿cambiarán todas las barbaridades que han hecho aquéllos?. No sé, desde aquella reforma laboral que nos hundió en la miseria y que, sin embargo, los españoles más chulos que un ocho parece que les da igual, la miseria en los hogares españoles parece que se está instalando a buen ritmo. A ver, quién demonios votó al PP, quién creyó en ellos, tortas os daba.

domingo, 18 de noviembre de 2012

El Japón de Murakami - Carlos Rubio López de la Llave


Si ya era una lectora (incondicional) de Haruki Murakami, después de leer El Japón de Murakami, no sé como me puedo definir (¿esclava?, porque friki ya lo soy....), me dan ganas de volver a leer todo lo de mi Haruki (creo que esta posesión no la comprenderán los japoneses), algo que no descarto.

El autor, Carlos Rubio López de la Llave, me ha descubierto un Haruki Murakami cien por cien japonés (con la salvedad de la música, que es totalmente occidental). Me parece que el propio autor lo dice así, además, nos indica a quien está dirigido fundamentalmente: los que gustan de Japón y los que gustan de Haruki Murakami. Tengo que decirlo claramente, yo soy la destinataria directa de este libro.

Algo que quiero destacar del libro y que valoro mucho, es que una tabla que ofrece en la página 19 con todos los libros publicados de Haruki Murakami está actualizada, por lo que respecta a mi conocimiento, hasta incluye Baila, baila, baila (publicada en septiembre de este año en España), algo que me hizo sonreír, y me dije, esto va por buen camino, aunque no habla de esta novela en todo el libro, creo que el autor no la leyó, porque sin duda le daría un buen repaso.

El libro ha sido publicado por Aguilar el mes pasado y fue un encargo que le hicieron a Carlos Rubio y que él mismo confiesa su sorpresa, además, entre otras cosas, por el poco interés por el autor de Tokio blues y Al sur de la frontera, al oeste del sol, las únicas novelas que conocía y que le había costado terminar de leer. Sin embargo, este desinterés inicial es solo un espejismo, porque el entusiasmo por el autor japonés muy pronto nos lo hace sentir.

Todo eso y mucho más nos lo explica el autor en la introducción de El Japón de Murakami. Antes de hablar de la estructura del libro, algunos datos sobre Carlos Rubio López de Llave (nombre completo que me gusta más y no mutilado como viene en la cubierta del libro). Fue profesor en universidades de California, Tokio, Bagdad y Seúl, ahora lo es en la Complutense y da conferencias, escribe..., en fin, hizo y hace tantas cosas que parece que vivió dos vidas, además, la solapa del libro dice (esto debe ser para hacerlo más interesante si cabe, no sé) que vive en el campo y practica tiro con arco japonés.

Lo cierto es que a este señor lo tenía en casa sin saberlo cuando me lo metieron (el libro) en una bolsa en la librería, no hace ni un par de semanas. Gracias a este señor lloré como una magdalena cuando leí su traducción de Kokoro de Natsume Soseki, lo cuento con ocasión de la reseña de Soy un gato. Además, es el traductor de Namiko y de la Dama Sarashina, Sueños y ensoñaciones de una dama Heian, dos libros que incluí el año pasado en 5 autores para esta Navidad.  Además, la estupenda introducción de El precepto roto, traducido esta vez por mi admirada Montse Watkins. No sé porque me da que tengo más cosas de él, mi biblioteca japonesa aumenta sin parar, creo que no tiene fin.

560 páginas tiene El Japón de Murakami, que no se pueden dejar de leer, es el tipo de lectura que ilusiona y que cuando te separas de ella, la echas de menos y cuentas las horas para volverte a reencontrar con ella. ¿Un poco exagerada?, no. Le doy la categoría de tratado (teniendo en cuenta el tipo de libro que es) y que a Carlos Rubio parece que le ha quedado mucha más información en el tintero.

Además, de la mencionada introducción, hay un glosario de términos utilizados en la obra y está dividida en ocho partes con muchas subdivisiones, todo ello lo relaciona con las obras de Haruki Murakami:

1- Geografía e historia
2- Lengua y escritura
3- Literatura, estética y ausencias
4- Naturaleza y religión
5- Mitos y sueños
6- Sociedad e individuo
7- Costumbres y gestos
8- Comida y bebida

Se completa la obra con algunas fotografías, dibujos y la bibliografía utilizada.

Conoceréis un poco mejor no solo a Haruki Murakami, también a Japón, creo que esa es la intención del autor, nos lo pone un poquito más cerca. A disfrutar de la lectura.
Carlos Rubio López de la Llave

domingo, 11 de noviembre de 2012

Huelga 14N - Strike - Grève - Sciopero - ストライキ(Sutoraiki)

Como no podía ser de otra forma, voy a la HUELGA

Lo cierto es que da un poco miedo el futuro de España, todos los días desayunamos con cientos de despedidos nuevos. Soy de la opinión que hay que ser solidaria, a pesar de que, cuando me bajaron el sueldo, me quitaron la paga extra de navidad, los moscosos, etc., la mayoría de la población dijo, los funcionarios que se jodan. Desde que Zapatero me bajó el sueldo, estoy en lucha.

Así que, voy a la huelga por mi, por ti y por todos, porque si dejamos a los que gobiernan, en España y en las instituciones europeas, seguir con estas políticas de capitalismo salvaje, nuestra sociedad, tal como la conocemos, desaparecerá, la injusticia y la desigualdad camparán por sus fueros. 

La cultura en la lucha:
video

domingo, 4 de noviembre de 2012

Hogueras en la llanura 野火 (Nobi) - Shohei Ooka 大岡 昇平 - Fuego en la llanura - Nobi (Fires on the Plain) - Kon Ichikawa 市川 崑

En el mes de septiembre en todos los periódicos se habla de Antony Beevor y del nuevo libro que publicará sobre La Segunda Guerra Mundial, siendo el titular la sorpresa del historiador cuando se encuentra con la práctica de canibalismo por los japoneses, quienes consideran a los prisioneros como ganado.

Personalmente, no es un tema que me sorprenda, pues, haber leído El holocausto asiático, de Laurence Rees me había hecho adentrarme en el tema y conocer un poco mejor al ser humano, también sabía del tema, por otras lecturas como el libro de la reseña de hoy, Hogueras en la llanura, y la película, del mismo nombre que dirigió Kon Ichikawa, el tema del canibalismo en determinadas épocas de la historia de Japón parece un tema recurrente (y también del resto de países, en las épocas de hambruna, por ejemplo, siempre está presente).

Sin embargo, el canibalismo es un tema tabú, está ahí pero todo el mundo pasa de puntillas, salvo parece que en el país del sol naciente. Tenemos el caso de Issei Sagawa, 佐川一政, que mató a una joven holandesa en Francia con el propósito de comerla, esto ocurrió en 1981. Resumidamente, fue declarado demente y, por tanto, no puede ser juzgado, contrae una supuesta (para muchos) enfermedad intestinal que dicen que se va a morir en muy poco tiempo y le deportan a Japón con la obligación de las autoridades de este país de recluirlo en un psiquiátrico, así lo hacen, quince meses después lo dejan libre diciendo que ya está curado, la fortuna de su padre ayudó mucho en su curación (por lo visto) y, desde entonces, es como una estrella en su país, le invitan a fiestas, sale por la tele en coloquios, documentales, cine, escribe libros con el tema central del canibalismo y que sus compatriotas compran sin ningún rubor. Los japoneses que aplauden a este tipo, no piensan en Renée Hartevelt, como así se llamaba la joven a quien mató, ni en su familia, y si piensan en las víctimas creo que no las consideran como tales, no comprendo este comportamiento, el de un individuo vale, pero el de millones aplaudiendo al tipo que la mató y la comió, jactándose de ello, es inconcebible.

En Hogueras en la llanura,  野火 (Nobi), no tiene como tema central el canibalismo, pero sí es una pieza importante del mismo. La historia se desarrolla en Leyte, Filipinas, donde al soldado Tamura, enfermo de tuberculosis, no lo quieren ni en el batallón con sus compañeros, ni en el hospital, pues, no está lo suficiente enfermo para que esté allí. Su jefe le ha dicho que si no es capaz de estar en el hospital, solo le queda morir, que haga uso de la granada de mano que le dieron, así rendirá un buen servicio a la patria. 

De esta manera vemos al soldado deambular de un lado para otro. Según pasamos las hojas y Tamura continúa su camino por la selva filipina, la degradación del ser humano es tal, que tenemos que descansar de la lectura, no queremos imaginarnos en una situación como la vivida por él, cómo actuaríamos, haríamos uso de esa granada o nuestra conciencia, al igual que el protagonista, nos diría que no, que hay que sobrevivir, pero sobrevivir significa que alguien tiene que morir.

La novela fue publicada en 1957, recibió el premio Yomiure, es considerada una de las obras japonesas más importantes de la postguerra. Hasta 2006 no fue publicada en España, ha sido de la mano de Libros del Asteroide, traducida por Fernando Rodríguez-Izquierdo Gavala. Ni que decir tiene, que la lectura de la novela es apasionante, no dejando indiferente a nadie. 

Su autor, Shohei Ooka, 大岡 昇平, nació en Tokio el 6 de marzo de 1909 y murió el 25 de diciembre de 1988. Traductor de literatura francesa; en 1944 fue enrolado por el Ejército Imperial Japonés, un año después fue hecho prisionero en la isla de Leyte. De toda su producción literaria, creo que en castellano, Hogueras en la llanura es su único libro publicado, en fin, espero que pronto se remedie esto y alguna editorial nos haga felices con el resto de su obra.
Shohei Ooka
La novela fue llevada a la pantalla en 1959 por Kon Ichikawa. Su mujer, Natto Wada, escribió el guión, dando el visto bueno al mismo, el propio escritor, Shohei Ooka, a pesar, de las diferencias sobre el canibalismo que existe con el libro, el protagonista en la película no prueba carne humana, a diferencia del libro que sí la come, si bien, lo hace engañado creyendo que es carne de mono. Además, Ichikawa prefirió que esta película se rodase en blanco y negro y pidió expresamente a Eiji Funakoshi para la interpretación del soldado Tamura. Además, tenían restringidos los alimentos y prohibido que se lavaran los dientes para dar más realismo al film.

Cuando se habla de esta película también se hace del Arpa birmana, premiada en el festival de cine de Venecia en 1956 y al año siguiente nominada a mejor película extranjera al Oscar, dirigida por el mismo director. Las dos películas siempre se ponen de ejemplo de cine antibélico.

Reparto (entre otros muchos):

Eiji Funakoshi, como Tamura
Osamu Takizawa, como Yasuda
Mickey Curtis, como Nagamatsu

video
Kon Ichikawa

sábado, 3 de noviembre de 2012

Andar por el aire - Julio Jurado

Me gustan mucho las ferias de libros. Es como ir a la biblioteca pero con el aliciente que puedes levantar la voz, reírte, andar en patines... Lo malo de la feria es que están los autores de muchos de esos libros y a mi me da como cosa, me da un poco de vergüenza eso de pasar de largo de la caseta y no llevarme un ejemplar de su libro, es como decir, mira tío o tía, es que paso de tu trabajo, no me interesa lo más mínimo, no más lejos de la realidad. Y no los llevo, además de porque son muy caros, se me va buena parte del sueldo en ellos, por el tiempo, no doy abasto, así que, tengo que seleccionar.

Además, como últimamente escojo, mejor dicho, voy de cabeza a todo lo que sea japonés, también a unas editoriales que me gustan mucho y no dudo en llevarme cualquier libro que publiquen y tengo que añadir a un autor murciano, a otro cubano y otro cordobés a los que adopté, ellos no lo saben pero así es, hombre, también estoy abierta a sugerencias, pero nada más, puedo leer a otros autores pero no les sigo.

Por ello, cuando voy a la feria del libro y veo las casetas, miro a la distancia y si creo que está el autor, como si no existiera, no le miro y sigo caminando (hay que ser tonta), pero como sé que están allí para vender libros, pues, es lo suyo, me da vergüenza no llevarme buena parte de su vida (¿esto es una exageración?)

De esta forma llego a una caseta, cojo un libro y me saluda un tipo y me dice, aquí tienes al autor, por si quieres que te lo dedique. ¿En qué estaría pensando cuando me acerqué?, ahora ya es tarde. Nos miramos y nos sonreímos, supongo que se dio cuenta de que no sabía donde meterme. En fin, el tipo impresiona un poco, con esa barba y el pelo cano, así que, le pregunté que si era novela, además, le dije que no le conocía, ni tampoco a la editorial, vaya, esas tonterías que dices. No le debí caer muy mal porque me contestó a todo y estuvo muy simpático. Conclusión, me llevé su libro dedicado. Y después de tenerlo mucho tiempo entre el montón de pendientes, lo he leído y os adelanto que disfrutado.

Una de las cosas que me me dijo es que la fotografía de la cubierta la hizo su mujer, Emi Yagüe, supongo que será la Emi a la que dedica la obra. Os dejo un enlace de la editorial, Gens Ediciones, para que sepáis un poco de él.

El autor se llama Julio Jurado y nació en Vallekas (sí con K), Madrid, y allí sigue viviendo. Por supuesto, sigue escribiendo y estaba preparando otro libro que creo que aún no publicó. Está vinculado a la escuela de escritores, es profe.

Andar por el aire tiene veinte relatos de extensión muy variable pero que a nadie dejará indiferente. Si hubiese que utilizar solo una palabra para calificarlos, sería la de excelentes. Ya en el primer relato, Un lugar peligroso, !ay¡, mira que si me pasa a mi, solo una hoja, pero una estupenda hoja, el inicio me gustó, y mucho, las primeras hojas siempre me predisponen, a favor o en contra del libro que tengo entre las manos.

Con el segundo relato Ten cuidado por donde pisas, ¡zas!, inesperado totalmente, estoy ante un autor diferente. Y así el resto de cuentos, todos te atrapan, imaginación, humor, crueldad, surrealismo, no es políticamente correcto, al menos en la escritura, y está muy bien narrado, es una lectura ágil que te sorprende.

En fin, si tenéis ganas de otro tipo de lectura, no lo dudéis y acercaros a este cuentista.
Julio Jurado