Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

lunes, 28 de octubre de 2013

No woman, no drive - Hisham Fageeh

Si hubiera una palabra para describir lo que se siente al ser una mujer saudí, sería la palabra “tutelada”. No importa cuánto tiempo vivas, sigues siendo una menor de edad a los ojos del gobierno. Eman al-Nafjan, bloguera y activista de Arabia Saudita.

Hay muchas cosas que no pueden hacer las mujeres saudíes, y una de ellas es no poder conducir un coche. Amnistía Internacional ha iniciado una acción para derogar esta prohibición.

El pasado 26 de octubre hubo una campaña que animaba a las mujeres a conducir ese día, algunas valientes colgaron los vídeos conduciendo en youtube, muchas fueron detenidas por la policía.
El activista y humorista saudí Hisham Fageeh, hizo público un vídeo satírico (con la música de No woman, no cry, del mítico Bob Marley) apoyando a las mujeres de su país. Hasta menciona la barbaridad del clérigo que dijo que conducir dañaba los ovarios.

domingo, 20 de octubre de 2013

Los años de peregrinación del chico sin color - 色彩を持たない多崎つくると、彼の巡礼の年 - Haruki Murakami 村上 春樹

Lo había encargado pero no las tenía todas conmigo, de todas formas el martes cuando estaban abriendo la puerta de la librería, allí estaba yo, sí, se portaron. Lo primero que me llamó la atención del libro fue su tamaño, pequeñito, pero no, fue una ilusión, tiene más de trescientas hojas. La publicación de tapa blanda es como nos tiene acostumbrados Tusquets, muy cuidada. La fotografía de la portada, en fin no se rompieron los cuernos pensando, pero es bonita. 

La traducción corre a cargo de Gabriel Álvarez Martínez. En cuanto vi quien lo traducía me puse nerviosa, pero tengo que adelantar que ha sido un gran placer su lectura, pocas veces me volví acordar del traductor, tenía a Haruki Murakami en todas las frases. Así que, perfecto, un gran trabajo.

Los años de peregrinación del chico sin color, no es el significado del titulo dado a la novela en japonés, 色彩を持たない多崎つくると、彼の巡礼の年 (Shikisai wo Motanai Tasaki Tsukuru to, Kare no Junrei no Toshi), que significa El descolorido Tsukuru Tazaki y sus años de peregrinación, el título español sigue siendo muy murakaniano y me gusta, creo que es un acierto.

Bien, os preguntaréis quien es ese chico sin color o descolorido, pues es Tsukuru Tazaki, 多崎つくる. Ahora tiene 36 años, pero nos cuenta el narrador los deseos de morir que tuvo durante unos meses cuando estaba en la universidad de Tokio

Tazaki es ingeniero y construye estaciones de tren. Él había nacido en Nagoya y fue un chico sin problemas y con cuatro grandes amigos hasta que un buen día le dijeron, que no querían volver a verlo, él no se atrevió a preguntar y ellos no le explicaron nada.

Sus amigos eran dos chicos y dos chicas, Kei Akamatsu  (Aka, rojo), (赤松慶), Yoshio Oumi, (Ao, azul) (青海悦夫), Yuzuki Shirane (Shiro, blanco), (白根柚木) y Eri Kurono Haatainen (Kuro, negro), (黒埜恵里)(エリ・クロノ・ハアタイネン).

Sara Kimoto (木元沙羅) es una chica de la que se enamora nuestro protagonista y quien le anima a buscar a sus amigos de juventud para que les pregunte por qué le apartaron de aquella forma tan cruel. Así comienza la peregrinación del chico sin color, su apellido no tiene significado de color alguno, al igual que sus amigos.

Otro personaje que pulula en la novela es Haida (灰田), un amigo de la época de la universidad.

Esta novela me sentó de maravilla. Según la leía me acordaba de Tooru, el protagonista de la novela Crónica del pájaro que da cuerda al mundo, no porque se parezcan los protagonistas o las historias, sino por lo bien que me sentía con la lectura del chico sin color, mi Haruki ha vuelto.

La peregrinación que lleva a cabo Tazaki no tiene la fantasía de El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, por ejemplo, es más realista, no sé si es un término muy adecuado, pero se aparta de las narraciones fantásticas que nos tenía acostumbrados. De todas formas, la obra respira Japón por los cuatro costados. Así que para los fan de Murakami, solo deciros que disfrutaréis y mucho con este libro y quien no conozca al autor, no es mala idea que comience su aventura japonesa con este chico sin color.
Haruki Murakami
Lazar Berman al piano tocando, Le Mal du pays, una de las piezas que Franz Liszt compuso con el nombre Années de Pèlerinage (años de peregrinaje).

Cuando hice estas tres fotografías, no soñé que fuese a ponerlas en una entrada de un libro de Haruki Murakami cuyo protagonista fuese un enamorado de las estaciones de tren. Lo cierto es que son lugares para pasarse allí horas como hacía el chico sin color.

viernes, 18 de octubre de 2013

Okunishi Masaru está en el corredor de la muerte en Japón desde 1969

Okunishi Masaru
De vez en cuando nos llegan noticias de condenados a la pena de muerte, fundamentalmente de EE.UU., pero también de Japón. En este país existe la pena de muerte, algo que ignoran muchos, los condenados son ejecutados en la horca y es apoyada mayoritariamente por la población.

No hay sistema judicial penal perfecto, pero el japonés hace aguas por todos lados, los derechos de los detenidos es algo desconocido, tiene un peso fundamental la confesión, siendo conseguida en muchos casos por medio de la tortura. Otro condenado que ya había traído al blog, es el anciano Hakamada Iwao, 袴田 巖, sentenciado a pena de muerte en 1966 y que según se cuenta, es un enfermo mental, fundamentalmente debido a las condiciones de aislamiento que ha sufrido desde su condena, al igual que el resto de presos condenados a la pena de muerte.

Amnistía Internacional hoy hizo público esta noticia: "La decisión del Tribunal Supremo de Japón de negar un nuevo juicio a un preso de 87 años de edad en espera de ejecución que fue condenado a muerte por asesinato basándose en su confesión forzada es “una parodia de justicia”, ha dicho hoy Amnistía Internacional tras rechazarse su última apelación. 

 Ayer el Tribunal Supremo rechazó por séptima vez la petición de volver a ser juzgado de Okunishi Masaru, que ha pasado más de 40 años en espera de ejecución y es uno de los presos que más tiempo lleva en el corredor de la muerte del mundo. Esto significa que es probable que muera en la cárcel, a pesar de las dudas sobre su sentencia condenatoria. "Es una parodia de justicia que a Okunishi Masaru haya vuelto a negársele la posibilidad de un nuevo juicio que su caso indudablemente merece”, ha dicho Catherine Baber, directora del Programa Regional para Asia y Oceanía de Amnistía Internacional.

 El octogenario, que lleva en el corredor de la muerte desde 1969, tras ser declarado culpable del asesinato de cinco mujeres, “confesó” ser autor del crimen tras ser interrogado por la policía durante muchas horas a lo largo de cinco días y sin la presencia de un abogado. Durante su primer juicio se retractó de su “confesión” y fue absuelto por falta de pruebas. Sin embargo, un tribunal superior anuló la sentencia y lo condenó a muerte. Su última petición de volver a ser juzgado se le denegó en parte porque el Tribunal Supremo decidió que su “confesión” inicial aún era válida, a pesar de que Okunishi se había retractado.

Los abogados de Okunishi piensan presentar una nueva petición para que vuelva a ser juzgado, pero el proceso puede demorar varios años. “Las irregularidades que presentó un proceso de interrogatorio que generó una confesión forzada–como la ausencia de abogado– exigen que haya un nuevo juicio, y dada la precaria salud del preso, este juicio debe celebrarse urgentemente", ha dicho Baber.

Durante más de cuatro décadas, Masaru ha vivido con el temor constante de que ése fuera su último día. En Japón, a los presos del corredor de la muerte sólo se les informa de que van a ser ejecutados unas horas antes de la ejecución, que se realiza en secreto. Como la mayoría de los presos en espera de ejecución, Okunishi ha pasado la mayoría del tiempo en régimen de aislamiento. “Okunishi no es el único preso en espera de ejecución cuya condena se ha basado fundamentalmente en confesiones forzadas. (Para saber más sobre el caso, visitad este enlace de Amnistía Internacional).

Las autoridades japonesas deben revisar urgentemente sus casos para asegurarse de que a estos presos no se les acaba el tiempo para conseguir justicia”, ha dicho Baber. Actualmente en Japón hay más de 130 prisioneros en espera de ejecución, una de las cifras más altas en más de 50 años. Con el gobierno del Partido Demócrata Liberal se ha producido una alarmante escalada del uso de la pena de muerte en el país. Desde que el primer ministro Shinzo Abe subió al poder, en diciembre de 2012, han sido ejecutadas seis personas.

El preso que más tiempo lleva en espera de ejecución Uno de los casos de pena de muerte más apremiantes de Japón es el de Hakamada Iwao, que lleva en el pabellón de la muerte desde 1968. Se cree que Iwao, que tiene 77 años y está mentalmente enfermo tras décadas de aislamiento, es el preso que más tiempo lleva en espera de ejecución en todo el mundo. Tras un juicio injusto, fue declarado culpable del asesinato de su jefe, la esposa de éste y sus dos hijos. Hakamada “confesó” tras 20 días de interrogatorio policial, pero se retractó de la confesión en el juicio y dijo al tribunal que la policía lo había golpeado y amenazado.

Uno de los tres jueces que lo condenaron declaró públicamente que cree en su inocencia. Según los abogados de Hakamada, en pruebas periciales recientes no se ha encontrado ninguna coincidencia entre el ADN de su cliente y muestras tomadas de la ropa que, según la fiscalía, vestía el asesino. “Hakamada es otro preso a quien se debería conceder un nuevo juicio” ha dicho Barber. “Pedimos también a las autoridades japonesas que mejoren las condiciones del resto de los presos en espera de ejecución, entre otras cosas poniendo fin a su régimen de aislamiento”."

sábado, 5 de octubre de 2013

Antonio Gaudí アントニー・ガウディー - Hiroshi Teshigahara 勅使河原 宏

Dentro de unas horas me voy a pasar buena parte del mes de octubre en Barcelona viendo cine, y alguna cosa más, pero los primeros días se los dedicaré a Gaudí

Y mi alma multicultural me ha llevado a recordar la película japonesa de 1984, Antonio Gaudí アントニー・ガウディー, del gran director de cine Hiroshi Teshigahara, 勅使河原 宏 (Teshigahara Hiroshi). Barcelona y japoneses creo que son un binomio perfecto, a nuestros amigos del lejano oriente, las líneas sinuosas del gran arquitecto les ha enamorado. 
La película de Antonio Gaudí no es un documental, por más que se empeñen en clasificarlo como tal, es una película que destila poesía por todas partes, el director filma con auténtica devoción el Palau Güeel, La Pedrera, La Casa Batlló, la Sagrada Familia..., por mencionar algunos de los lugares más conocidos de la capital condal (este término, ¿se puede seguir utilizando o es decimónico?).

Ya había traído al blog a Hiroshi Teshigahara con ocasión de La mujer de la arena y El rostro ajeno, y además de director de cine, fue músico, pintor, escultor, maestro de Ikebana..., estuvo casado con Toshiko Kobayashi, 小林トシ子, a la que hace poco he visto en la película de 1968 de Nagisa Oshima, Cruel Story of Youth, 青春残酷物語 y que pronto le haré una entrada. Poco cine hizo ella, su última película para el cine fue en 1968 con Kinji Fukasaku.

Os pongo el enlace de la película de Antonio Gaudí, podéis verla entera en youtube, que la disfrutéis. La música es de Shinji Hori, Kurodo Mori, Tôru Takemitsu.

Hiroshi Teshigahara (1927-2001)

miércoles, 2 de octubre de 2013

Soldados de Salamina - Javier Cercas

Mi tío abuelo Santiago, una vez leído este libro lo soltó encima de la mesa donde estaba estudiando y me dijo, léelo cuando puedas, está muy bien escrito, pero no caigas en la trampa, es literatura con algunos personajes reales, qué personajes, le pregunté, el h... Sánchez Mazas, por ejemplo, era un falangista, me contestó. 

Y hasta el último mes de septiembre no lo leí, unos cuantos años cogiendo polvo. No había preparado los libros que me iba a llevar de viaje, así que, levanté la mirada hacia las estanterías poco antes de salir de casa, y allí veo el libro. Me iba para Cuba y no sé por qué me pareció muy apropiado para el viaje. Cuando llegué a mi destino, apenas unas hojas me quedaban para terminar la novela.

La verdad es que me enganchó esta historia detectivesca que se monta Javier Cercas en la búsqueda de conocer qué ocurrió con aquel fusilamiento en la guerra civil española. Además de entretener, mira tu por donde, me enteré que el padre de Sánchez Ferlosio era un famoso falangista.

Los personajes principales del libro me gustaron, hasta Conchi. Sin embargo, es un puntazo cuando sale Roberto Bolaño. En fin, este relato real como denomina Cercas a su novela engancha, además, creo que no descubro nada, es un auténtico placer leerle. Me preguntaba que cómo escribirá, repasará una y otra vez cada una de las frases, escribirá de un tirón y después repasará.... En fin, sea como sea, me resultó perfecto.

La portada del libro es una fotografía hecha por Robert Capa. Es un voluntario de las Brigadas Internacionales, de 1938, cuando ya se marchan de España y nos quedamos con los vencedores de la guerra y su odio por los vencidos.

Javier Cercas
Cuando llegué a España vi la película que hizo en 2003, con el mismo título, David Trueba, uno de los directores de cine que mejor me caen.
Pero esta película no es una de mis favoritas. Ariadna Gil es algo sosa, no me gustó nada, además, poner en femenino el personaje de Cercas, en fin.
María Botto bastante mejor, sin embargo, su personaje, Conchi, es muy malo.
Otra cosa, cuando Miralles (Alberto Ferreiro) joven baila el pasadoble bajo la lluvia, unos segundos más, qué pena. Por esas escenas le ponemos el aprobado a la película.

El Miralles viejo fue interpretado por Joan Dalmau. Muy bueno, le daba algo de vidilla a la Gil, que bien la necesitaba. Él fue un actor catalán que pudo haber sido homenajeado por sus compañeros en 2003 cuando fue candidato al Premio Goya a la mejor interpretación masculina de reparto, sin embargo, perdieron esa oportunidad.
Joan Dalmau (1927-2013)

martes, 1 de octubre de 2013

Vida de una mujer amorosa 好色一代男 - Ihara Saikaku 井原 西鶴

El próximo 3 de octubre, comienza una exposición en el British Museum de estampas japonesas denominadas shunga, 春画. Son ilustraciones realizadas entre los años 1600 y 1900 de sexo explícito. Nunca antes se ha realizado tan grande exposición. La cual se prolongará hasta el 5 de enero del próximo año. Como se supone que será muy concurrida la asistencia del público, será mejor que saquéis la entrada online para que no haya sorpresas de que el día que tengáis pensado ir a Londres no vaya ser que esté cerrado el museo, además, de evitaros las colas de taquilla. Pues venga, a la exposión Shunga sex and pleasure in Japanese art.
Mujer soñando hacer el amor
Así que, para entrar en materia, podéis leer el libro que os traigo hoy, Vida de una mujer amorosa, 好色一代男 (Koshoku Ichidaionna). Su autor es Ihara Saikaku 井原 西鶴 (Saikaku Ihara), seudónimo de Hirayama Togo 平山藤五 (Togo Hirayama), nació y murió en la fascinante Osaka (1642-1693). Inicia el género de novelas ukiyo zhoshi, 浮世草子. Son amorosas, eróticas, describen el mundo urbano, el de las cortesanas sobre todo.

La mujer amorosa es una prostituta que ahora anciana cuenta su vida a dos jóvenes que van a visitarla. La novela nos describe los lugares de placer, se publicó inicialmente en 1686 en la ciudad de Osaka, y en ella vemos que, al igual que en el resto de la sociedad, también entre las prostitutas hay jerarquías, y con ellas iremos conociendo a la sociedad de la época.

Si pensamos un poco, y no somos muy hipócritas, después de la lectura de esta novela, creo que llegaremos a la conclusión de que el mundo no ha cambiado mucho, respecto a estos temas. La edición que os traigo, la ha publicado Sexto Piso Editorial y ha sido traducida por Daniel Santillana. Cada capítulo viene acompañado de una ilustración. La edición es una pequeña joya que a los amantes de la literatura japonesa creo que no les defraudará.
Esta es una de las ilustraciones que vienen en el libro
Ihara Saikaku