Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

domingo, 16 de febrero de 2014

Stark - Edward Bunker

Stark se publicó después de que el genio del autor nos abandonase en 2005 (maldito cirujano). Esta publicación viene acompañada de un pequeño prólogo firmado por James Ellroy, en el que afirma de forma jocosa, "...hasta yo me muero por un poco de caballo". No solo tu, yo también y cualquier hijo de vecino que se adentre en la historia de Ernie Stark. Y es que Bunker nos hace tener estos pensamientos, consigue meternos de forma tan bruta en la historia que no paramos de darle vueltas.

Fue su primera novela, que no publicó en vida, la escribió en la cárcel de San Quintín (esto es un puntazo), allá por los años sesenta. No le gustaban mucho los estafadores, sin embargo, hizo a uno de ellos el protagonista de la historia. Todo ello nos lo cuenta en el epílogo Jennifer Steele, su esposa, compañera, abogada y madre de su hijo.

Perro come perro, qué grande es esta novela, es tan inmensa, que aún no ha sido superada; No hay bestia tan feroz y Little boy blue, todas ellas del genio y publicadas por Sajalín editores, Zulema Couso es la encargada de la traducción

A disfrutar de la lectura, yo me adentraré en la próxima, historia carcelaria por los cuatro costados, como es la Fábrica de animales.
Edward Bunker

viernes, 7 de febrero de 2014

Cutie and the Boxer - Zachary Heinzerling

Ushio Shinohara tiene ochenta años, seguro que está contentísimo con la atención que le prestan a causa de este documental, que aparte de ganar premios su director, como en Sundance, está nominado al Oscar a mejor documental largometraje. Tuve la suerte de verlo en el Festival de San Sebastián.

Shinohara era un artista con éxito en su país natal, Japón, se hizo famoso en los años 60 con las pinturas de boxeo, envuelve los guantes en trapos, los moja en pintura y a puñetazos en el lienzo, pero quería reconocimiento internacional y para ello se fue a vivir a Nueva York, pero no parece haber conseguido ese éxito, al menos, como él había previsto.
En 1965 una joven estudiante de arte, Noriko, se fue también a Nueva York y allí conoció a Ushio, con el que se casaría poco después (él le lleva 21 años), quedando su arte en un segundo plano. En un momento dado del documental, Ushio dice que Noriko es su ayudante, lo cual ella niega. Cuando él está solo dice (más o menos), la gente normal tiene que ser ayudante de los genios, toma ya. Entendí bien o este anciano tiene un ego que no puede con él.
No solo tiene pinturas hechas a puñetazos, tiene figuras, como la moto de la fotografía, realizadas con materiales que recoge en la calle. La moto que aparece al principio del documental, es impresionante, me descubro ante él.

En el documental vemos la culminación de Noriko de hacerse independiente, respecto de su marido, le llevó 40 años. Nos cuenta cómo buscó un espacio propio. Así, sigue el consejo de Virginia Woolf, una mujer debe tener dinero y una habitación propia para poder dedicarse a escribir. Ella recrea en dibujos, una especie de tira cómica, su relación con Ushio, un bruto alcohólico que se apoderó de su vida.
Por supuesto, Ushio no ve las cosas así. Además, de la relación de la pareja, que me parece enternecedora, vemos a este octogenario muy preocupado durante todo el documental porque no consigue vender su arte como a él le gustaría, son artistas pero tienen que pagar facturas como todo el mundo. 
Un tercer personaje que aparece casi al final es el hijo de ambos, la madre dice que tiene que esconder el vino, porque se lo bebe todo. Creo que el exceso del padre con el alcohol y una vida llena de adultos, no fue el mejor ambiente para que creciese un niño.

Cutie and the Boxer es un gran documental, una obra de arte con la vida cotidiana de esta pareja, muy generosa que nos ha dejado verles en la intimidad de su hogar.
Zachary Heinzerling

jueves, 6 de febrero de 2014

Aquel no era yo - Esteban Crespo


Esteban Crespo escribe y dirige este corto, Aquel no era yo, y será el único español que nos representará en la fiesta de los Oscar 2014, está nominado al mejor corto de ficción.

Denuncia la barbaridad de los niños soldados y, al mismo tiempo, es un homenaje a todos los cooperantes que arriesgan sus vidas en tierras lejanas.

 Aquel no era yo ha ganado muchos premios allí por donde ha ido, la temática y la forma en que está rodada (de meter el dedo en el ojo) le granjea éxito. Bien, como no he visto los otros cortos nominados y haciendo un poco de patria, le deseo lo mejor a  Esteban Crespo y a todos los que colaboraron.

Reparto:

Alejandra Lorente, Gustavo Salmerón, Babou Cham, Mariano Nguema, Alito Rodgers, Jose María Chumo, Alex Ferando, Khalil Diop.
 
Esteban Crespo

martes, 4 de febrero de 2014

El Acto de Matar - The Act of Killing - Joshua Oppenheimer, también dirige Christine Cynn y otro, Anónimo

Creo que todos los días pienso en este documental, desde que lo vi no he podido quitarlo de la cabeza. Nos hablan los asesinos que en Indonesia  en 1965 tuvieron vía libre para matar a todos los comunistas que había por allí. El general Suharto ocupó el poder tras un golpe militar. Así, mataron al menos a un millón de personas. Evidentemente, tampoco en esto hay mucho acuerdo, hay quienes hablan de dos millones y medio de personas asesinadas.

El documental comienza con la siguiente cita: Está prohibido matar. Por consiguiente, todos los asesinos son castigados a menos que sean muchos y acompañados con el sonido de trompetas. Voltaire.

Cuando me dispuse a ver este documental no sabía exactamente qué me esperaba, apenas había leído la sinopsis, y comienza con la imagen del cartel y salen unos señores indonesios mayores que parece que quieren hacer teatro, y poco a poco te das cuenta que sí, que son asesinos de verdad, no hay teatro, y ya no hay vuelta atrás, tienes que seguir viendo esta barbaridad y te haces muchas preguntas de cómo es el ser humano, podemos matar a quienes no piensen como nosotros, el exterminio se nos da bien.

Mataban a los comunistas (léase, quien no estuviese de acuerdo con el Gobierno), a sus familias, vecinos, violaban a las mujeres y después las mataban, incendiaban las casas... Solo necesitaban una leve insinuación para matarles, y lo hacían de la forma que mejor les venía, les cortaban la cabeza, los empalaban, los estrangulaban... No tiene desperdicio la forma de matar con alambre, pues, tanta sangre lo ponía todo asqueroso y, además, olía fatal. Ésto nos lo cuenta Congo Anwar, luego se puso a bailar, él mataría así a unas mil personas. Después de matar se iba de fiesta. Todos tenían algún escape para olvidar el horror.

Todo esto nos lo cuentan sus protagonistas, los asesinos. Hablan claramente de lo que hicieron, algunos sin ningún tipo de remordimientos, pero algunos de estos asesinos sí piensan en todos aquellos que mataron. De todas formas, son agasajados por la mayoría de la población, si bien, hay algunos, pocos, que sí disienten y se reconocen víctimas de estos asesinos.

Joshua Oppenheimer se fue a Indonesia a rodar otro documental, pero no paraban de hablar de lo que había ocurrido hacía casi cinco décadas. Os dejo una magnífica entrevista dada a cinencuentroThe act of killing ha recibido muchos premios y está nominado al Oscar 2014 a mejor largometraje documental. El Anónimo codirector quiere seguir así de momento, tiene miedo a las represalias, lo mismo que buena parte del equipo técnico. Documental de visionado obligatorio.
Joshua Oppenheimer

lunes, 3 de febrero de 2014

Los atajos de Yuko - 夕子ちゃんの近道 - Yu Nagashima - 長嶋 有

Kenzaburo Oe, 大江 健三郎, tiene un premio con su nombre que está financiado por la editorial Kodansha, 講談社. En 2007, el primer año que se da, fue para Yu Nagashima, 長嶋 有. A éste ya le conocía por haber escrito el guión de la película Dog in a Sidecar, サイドカーに犬 (de 2007), dirigida por Kichitaro Negishi, 根岸吉太郎, director de cine que me gusta especialmente.

No dejo pasar la ocasión y recordar la preciosa película traída al blog, La esposa de Villon ヴィヨンの妻 (Villon's Wife). Pero no solo realiza películas amables este Negishi, así por ejemplo, tenemos al gran Koji Yakusho, 役所広司, junto al no menos grande Ken Watanabe, 渡辺谦, protagonizando la película Bonds, 絆 (Kizuna), de 1998. 

Pero volvamos al libro, y en síntesis, es una bonita historia japonesa de cuyo narrador y también personaje de la historia, no sabemos nada y no lo sabremos (esto me molesta un poco), pero bueno, esto es una anécdota y son varios los personajes de los que sí sabemos de donde vienen. La traducción es de Isami Romero Hoshino, y el autor de una introducción, donde nos cuenta cosas interesantes sobre el autor, la traducción... Bien, si queréis saber algo más del libro, pasar por Quaterni.
Yu Nagashima