Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

domingo, 11 de diciembre de 2016

Silencio 沈黙 - Shusaku Endo 遠藤 周作

Si os gusta la lectura de autores japoneses y, además, la novela histórica, leed a Shusaku Endo. Personalmente, he leído cuanto ha caído en mis manos, Silencio, 沈黙 ; El mar y el veneno 海と毒薬 (que ha sido publicada en España (2011) por una de las editoriales más majas que conozco, Ático de los libros); Samurai,..

Con la portada que os pongo, más o menos sabréis de qué va, de las perrerías que los japoneses hacían a los cristianos. Pero mira que eran sádicos. Es una lectura apasionante.

Otro aliciente para leer el libro, motivo principal de esta entrada, es que el próximo 5 de enero se estrenará en España la película que dirigió Martin Scorsese, por fin, ya creía que no iba a llegar. En esa fecha no podré ir al cine, porque estaré muy cerca de Japón, a conocer otros mundos, estoy preparando el viaje y estoy muy emocionada, un poco nerviosa, y con muchas cosas en la cabeza, vaya, como siempre que salgo por esos mundos de dios, nunca mejor dicho. Así que, esta entrada cortita, que tengo mucho que hacer, fundamentalmente, ver documentales, para conocer los pueblos que me voy a encontrar.

Así que, si os gusta leer antes la novela que ver la peli, es esta vuestra oportunidad. El libro en papel creo que en España está descatalogado, no sé si se podrá comprar por internet. Yo lo leí con el Kindle, pero, seguro que si buscáis por la red encontraréis algún enlace para descargar este libro apasionante que no podréis dejar de leer.

El autor, Shusaku Endo, nació em Tokio en 1923 y murió en 1996. Fue bautizado en el catolicismo cuando contaba 12 años. Decía que para que tuviese éxito en Japón el cristianismo, éste tendría que cambiar. No sucedió, pues, el porcentaje de cristanos en el sol naciente, debe ser como algo exótico, testimonial (ahora recuerdo, visité una iglesia en Tokio, la catedral, creo que no hice fotos, tengo que mirar). Endo fue nominado varias veces al Nobel, si se lo hubiesen dado, seguro que lo habríamos disfutado más y sus libros los encontaríamos en las librerías españolas. A disfrutar
Shusaku Endo