Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

lunes, 15 de marzo de 2010

Prisionera número 701. Escorpión (女囚701号 さそり - Shunya Ito 伊藤俊也

Shunya Ito (伊藤俊也 Itō Shunya) debuta en el cine en 1972 con Prisionera número 701. Escorpión (女囚701号 さそり Female Prisoner 701: Scorpion), protagonizada por Meiko Kaji (梶 芽衣子, Kaji Meiko), Nami Matsushima, muy famosa en Japón (con legiones de admiradores) y también cantante, una de las canciones de la película es cantada por ella. Está basada en un manga y con varias secuelas.
Esta película fue una de las incluidas en la retrospectiva de Japón en negro del Festival de San Sebastian en 2008.
Aquí tenemos un ejemplo muy bueno de las llamadas películas serie B, pero japonesa, de los años setenta, erótica, violenta y drama carcelario (de mujeres); además, siempre se menciona al hablar de las yakuza eiga protagonizadas por mujeres. Desde luego, que no es una película de nuestros tiempos y no ha llevado muy bien el paso de los años, pero hay que verla para saber de donde viene el cine que se hace ahora.
Esta película está hecha por hombres y, sin riesgo a equivocarme, para hombres con una mente un poco "calenturienta".
Sobre el argumento, parece una sucesión de burradas imaginadas por adolescentes. Nami Matsushima es engañada por su novio (la desvirga, se da a entender de una forma muy curiosa, a mi me hizo sonreír, parecía la bandera de Japón), un policía corrupto que primero la engaña para que se introduzca en una banda de yakuzas, que la violan en grupo, más tarde la traiciona y ella termina en prisión. No sé si será costumbre en Japón, pero en esta prisión son hombres los guardias que vigilan a las prisioneras. Así, las situaciones de violencia y sexo están al orden del día. Matsushima no descansará hasta que consiga vengarse de todos quienes la hicieron sufrir.
No recuerdo por qué fue incluida esta película en el Festival de San Sebastián, ni que excusa dieron para incluirla dentro de la retrospectiva de cine negro, pues, las escenas de violencia, llevadas a cabo tanto por los guardianes como por las compañeras de prisión, los desnudos, las peleas (los hombres y las mujeres, lo primero que hacen es rasgar la ropa de la mujer a la que pegan), las relaciones lésbicas, en fin, tiene todos los ingredientes de las pinku eiga (ピンク映画).
Sin querer desvelar el final, no me resisto a comentar, el atuendo de la protagonista cuando se va de cacería, aparece de negro y con una gran pamela, estilo Mata Hari, preparada para matar.
video