Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

sábado, 26 de noviembre de 2011

Los chicos de las taquillas コインロッカー・ベイビーズ - Ryu Murakami 村上龍

Una cubierta de diez, es de Daniel Orviz
El primer libro que leí de Ryu Murakami (su nombre completo es Murakami Ryunosuke, 村上龍之介, y no es pariente del famoso Haruki Murakami) fue Azul casi transparente, 限りなく透明に近いブルー (Kagiri naku toumei ni chikai buruu) y a continuación Sopa de miso, イン・ザ・ミソ・スープ  (In za miso suupu), que hay que leer si se quiere conocer a este autor, además, son apasionantes. Tengo pendiente Piercing, también publicado este año por ediciones escalera.

Ryu Murakami, 村上龍, nació el 19 de febrero de 1952 en Nagasaki, en Sasebo, cerca de una base militar norteamericana. Su primera novela fue Azul casi transparente que publica cuando tenía 24 años, le otorgan el premio Akutagawa vendiendo en seis meses, un millón y medio de ejemplares.

Sin embargo, lo primero que sé de este autor es del cine, es el director de la estupenda y que a nadie dejará indiferente Tokyo Decadence (1992), es una indispensable para los aficionados al cine japonés. Otra joya del cine es Audition, de Takashi Miike, está basada en una novela de Ryu Murakami.

Los chicos de las taquillas, コインロッカー・ベイビーズ (Koinrokkā Beibīzu), publicado en 1980. La traducción corre a cargo de Pilar Álvarez Sierra y un epílogo de Antonio Bordón.

Nos cuenta la historia de dos chicos que son abandonados, nada más nacer, en las taquillas de una estación de tren. Sorprendentemente sobreviven. Irán a un orfanato y unos años más tarde serán adoptados. Desde la primera línea, La mujer presionó el estómago del bebé y empezó a chuparle el pene; era más fino que los mentolados americanos que ella fumaba y un poco más viscoso..., hasta el final de ella, 500 hojas después, no podremos quitarnos esta historia de la cabeza y seguiremos con verdadera pasión las andanzas de Hashi y Kiku y tenemos que saber qué pasará con sus vidas. Kiku irá en busca de la datura y quiere acabar con toda la ciudad de Tokio y Hashi se obsesionará buscando un sonido.

Las lecturas de Ryu Murakami no son sencillas y esta historia de los chicos de las taquillas, no solo me apasionó, sino que la sentí en mis propias entrañas, ¿cómo lo hace este Murakami?. Creo que en esta novela tendremos todos los sentimientos que podamos imaginar, primero odio, cómo una madre puede abandonar a sus hijos de esta forma, van a morir, es lo más probable; habrá amor, risas, asco, dolor...
Ryu Murakami
Os dejo un enlace de El País con un relato del autor en el que nos cuenta dónde se encontraba en el momento del gran terremoto del pasado 13 de marzo y qué decidió, Yo no huiré.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Perro come perro (Dog eat dog) - Edward Bunker

Es realmente bueno. Seguiré leyendo a Edward Bunker, porque si el resto de las novelas que sajalín editores nos tiene preparadas, tan intensas y apasionantes, podremos estar una buena temporada contentos como lectores.

Cuántas veces me acuerdo de la caja de bombones de Forrest Gump cuando empiezo a leer un nuevo libro y, sobre todo, de un nuevo escritor, para mi como lectora. En este caso, sí sabía quien era el autor pero no había leído nada de él, pero el título de esta novela y su portada, de lo más sugerente, ya invitan a cogerlo y ponerte a leer, porque sospechas que algo muy bueno tienes entre las manos.

Primero una pequeña introducción de este escritor que por lo que leo, su vida da para llenar muchas novelas. Nació en Los Ángeles el 31 de diciembre de 1933 y murió en Burbank (cerca de Los Ángeles) el 19 de julio de 2005, por lo visto, a consecuencia de una mala operación quirúrgica que pretendía favorecer la circulación de las piernas (¿varices?). Cuando cumple 4 años sus padres se divorcian y él comienza a entrar y salir de reformatorios. A los 17 años ingresa en la prisión de San Quintín, fue el prisionero más joven. Es un asiduo de las prisiones durante más de 18 años y hasta llega a estar entre la lista de los más buscados por el FBI. Fue condenado por falsificación, robo de bancos, extorsión, tráfico de drogas...., un angelito, vaya.

Pero en la prisión se hizo un gran lector, Dostoievsky, Faulkner, Wolfe, Cervantes, London...

Y comenzó a escribir. No hay bestia tan feroz (No beast so fierce, 1973), que aparece publicada cuando estaba pendiente de un juicio por atraco a un banco. Tuvo buenas críticas. A partir de entonces, dejó este tipo de vida, se casa en 1997, y por supuesto, sigue escribiendo novelas, guiones de cine, es actor también , Mr. Blue, en Reservoir Dogs, de Quentin Tarantino (yo le conocía de esta fabulosa película).
Edward Bunker es Sr. Azul junto a Steve Buscemi, Sr. Rosa










Pero hablemos de Perro come perro. Traducción de Zulema Couso, además, una introducción de William Styron. En este tipo de lecturas, tan apasionantes, te sumerges en ellas y acabas justificando una forma de vivir. (spoiler) Acatas las reglas, sobre todo, de Troy Cameron, y le justificas cuando decide dar pasaporte a su amigo Mad Dog, a éste, que lo daría todo por su amigo Troy. Sin embargo, está demasiado loco y un día va a ocurrir algo de lo que nos vamos a arrepentir todos. Limpiamente, sin que lo sospeche, ya está, no se ha enterado, en medio del desierto, que para eso está éste. Su otro amigo, Diesel, le apoya.

Troy Cameron es inteligente y muy respetado por sus camaradas de profesión. Va a salir en libertad condicional y sus amigos, también ex convictos, Charles "Diesel" Carson y Gerald McCain "Mad Dog", le están esperando para dar un golpe que, prácticamente, no tiene peligro, pero necesitan la inteligencia de Troy para llevarlo a cabo. Después de éste, se embarcarán en otro, pero para ello necesitarán visitar al tipo que les contrata en la prisión, ésta se encuentra en Méjico. Llegados a este punto, ya conocemos los cambios operados en la ciudad de Los Ángeles durante el tiempo en el que estuvo Troy en prisión, ahora conoceremos los de Tijuana y estaremos de acuerdo que son mejores las cárceles mexicanas que las norteamericanas, la reinserción social, evidentemente, será mucho mejor en las primeras. Para comprender esto, hay que leer el libro, este golpe no es como el anterior, es repugnante, pero si Troy dice que sí, adelante.

Una lectura muy ágil, casi cinematográfica, y muy social, inesperadamente nos plasma en dos líneas la gran barrera que separa a las clases sociales, los pobres cada vez son más pobres. Tendré que leer el resto de la producción literaria de Edward Bunker, quiero más.
Edward Bunker

miércoles, 9 de noviembre de 2011

The First Festival of Reading and Film of Millennium - Stieg Larsson

Stieg Larsson (pobrecito)
Cuántas veces se pone algo de moda y corro despavorida y no quiero saber nada del asunto, otras, me rindo y como una corderita caigo en sus redes. Lo primero me ocurrió con Millennium de Stieg Larsson, en 2008 cuando se publicaron los libros lo dejé pasar y como vi el precio de los libros (30€ cada uno) y al tipo en cuestión no le conocía, para más inri estaba muerto, se juntaron un montón de cosas más y decidí pasar de los libros de moda.

Y, allá por el mes de abril o mayo de este año, no recuerdo bien, un día al entrar en una librería veo el primer tocho, ¡albricias!, la edición de bolsillo aquí está. Han terminado los momentos en que me quedo con cara de póquer cuando a mi alrededor hablan de esta saga. Un problema añadido fue que hicieron películas basadas en los libros, esto lo llevé bastante mal, pues, la estética de la protagonista en las fotografías es magnífica, me gusta mucho, se puede decir que yo soy un poco así (dentro de un orden, que se entienda, Kalle Blomkvist de los cojones).

De nuevo, resistí. Si bien, fue bastante difícil no sucumbir a la tentación. Junto a la alegría de la edición de bolsillo de los libros, la vida te da sorpresas, mira tu por donde, el periódico Público, en una de sus promociones allá por el mes de junio (creo), la película de los viernes es la saga Millennium, cada viernes un DVD. No quité el plástico hasta el ultimo momento, todo un ritual.

Bueno, como yo sola monto unas buenas fiestas, he inaugurado The First Festival of Reading and Film of Millennium. Lugar de celebración, mi casa. Evidentemente, primero fue la lectura de todos los libros y después las tres películas de tirón, éstas las visioné con descansos regados de buenos caldos y ricas viandas, en compañía de parte de mi pandilla que es un poco como yo en estos menesteres. Solo se tendrán en cuenta las novelas y las películas suecas. Nada de series de televisión ni remakes americanos para el cine, pese al protagonista de éste, Daniel Craig, que me gusta... bastante. El festival ya tuvo lugar y a partir de hoy iré poniendo mis impresiones.

Sobre el autor, Stieg Larsson (Karl Stig-Erland Larsson) ya se ha escrito mucho. Pero contaré una pequeñísima biografía, tengo que decir, que lo que sé de él me gusta casi todo, hubiese sido su amiga sin dudarlo. Este sueco nació el 15 de agosto de 1954 y murió el 9 de noviembre de 2004. Tenía 50 años cuando fallece. Hoy hace once años que falleció, pues eso, que descanse en paz.

Era periodista comprometido, protestó contra la guerra de Vietnam, fue trotskista, fundó Stop the Racism, fue asesor de la policía y de Interpol sobre grupos nazis y de extrema derecha, parece que había comenzado a investigar a grupos islamistas radicados en Europa y, además, defensor de los derechos de la mujer y declarado feminista ya en la década de los setenta. Falleció poco después de entregar la tercera novela de la saga a su editor y no pudo saborear las mieles del éxito. Añado que era un gran fumador, dicen que fumaba tres cajetillas diarias y tomaba mucho café. Vivía en un cuarto piso y falleció después de subir a su casa andando porque el ascensor estaba estropeado.

En cuanto a los personajes de los libros. Mikael Blomkvis, de mote Kalle Blomkvist, como el niño detective creado por Astrid Lindgren. Lisbeth Salander, el autor se preguntaba cómo sería Pippi Calzaslargas en nuestra época.
(cuando escribo esta entrada, aún no están escritas las de los libros y películas, así que poco a poco...)

domingo, 6 de noviembre de 2011

The yellow sea 황해 - Na Hong-jin 나홍진

Tenía pensado hacer una especie de minifestival de asesinos coreanos de pelis vistas en Sitges 2011, pero como me lleva bastante tiempo preparar las entradas, iré hablando de ellas según me lleve el cuerpo y aprovechando, como ahora, por ejemplo, que se ha puesto a la venta en Media3 Estudio, la película de la que hablo hoy. También estuvo en el Festival de Cannes de este año.

El premio al mejor director en Sitges 2011 se lo llevó Na Hong-jin 나홍진 , por The Yellow Sea (황해, Hwang Hae). Esta película era muy esperada por el buen sabor que nos había dejado la taquillera The Chaser en 2008, que fue su ópera prima.

Los protagonistas de ésta vuelven en The yellow sea, si bien, con los papeles cambiados, el que perseguía en aquélla es el perseguido en ésta y viceversa, y en la que se cumple el dicho que al perro flaco todo son pulgas y si no, que se lo pregunten a Ku-Nam (Ha Jung-Woo), taxista, pobre, adicto al juego (mah-jong), su mujer se fue a Corea del Sur para poder intentar salir de la miseria en la que están viviendo, pero para ello se endeudaron con la mafia, además, tienen una hija y como remate final, al taxista le echan del trabajo.

En la ciudad de Yanji (Yanbian, China), que limita con Corea del Norte y Rusia, es donde vive este desgraciado y al que le ofrece el mafioso, Myung-Ga (Kim Yun Seok), una forma de salir de la situación en la que se encuentra. Si quiere que se le perdone la deuda (spoiler) que tiene contraída con ellos tiene que matar a un hombre. Para ello, le darán dinero, le trasladarán a Corea del Sur, matará al hombre que le indican y tendrá que volver en nueve días. En un principio es reticente, pero la falta de noticias de su mujer y la posibilidad de eliminar todas sus deudas, le empuja a aceptar el trabajo.

Una vez en la ciudad da con su objetivo y comienza a planear el asesinato. Al mismo tiempo intenta averiguar dónde está su mujer, en un principio cree que lo ha abandonado pero la realidad será muy dura. Cuando intenta asesinar al hombre que le habían encargado, otros tipos se adelantan. Sin embargo, es a él a quien persigue la policía, los mafiosos amigos del muerto y hasta quien le contrató.

La descripción de la ciudad, los ambientes de los bajos fondos y la desesperación en la que se encuentra nuestro protagonista están magníficamente retratados por su director. Al igual que las escenas de acción. El mercado de los cuchillos y de hachas está en auge, vayas donde vayas habrá un enorme cuchillo en una mano. La locura se desata cuando es el propio Myung-Ga que se pone al frente de la caza de este desgraciado.

Son inevitables las comparaciones, saliendo de la sala de cine se hablaba de I saw the devil, por ejemplo entre otras. Sin embargo, creo que no es muy justo, ésta es sobresaliente de principio a fin y será difícil que la superen. De The yellow sea, para mi, el gran defecto que tiene es la duración, dos horas largas, la persecución del tratante de perros y mafioso es excesiva, además, por un lado, que ya están muy vistas las escenas de peleas de uno contra diez y sale indemne, más o menos, el protagonista, por otro, la manía del movimiento de la cámara, un poco más quieta y hubiésemos disfrutado más de las escenas, sin olvidarme del montaje, si hubiese desaparecido alguna escena que otra ganaríamos en agilidad, de todas formas, el final es sobrecogedor, me gustó mucho.

Otro tanto a su favor, en la ciudad en la que se desarrolla la película, que pertenece a China, se rodaron algunas escenas, existe realmente, una parte importante de sus habitantes que son coreanos, josonjok (o chosok, no sé muy bien como se escribe, de las dos formas lo he visto), así llamados una minoría étnica como en muchos casos maltratada, no son coreanos realmente, pero tampoco son chinos, sobreviven como pueden y el título de la película hace referencia, evidentemente, al mar que deben cruzar para llegar a Corea del sur. Así que, película totalmente aconsejable para quienes disfruten de este tipo de cine (que somos ya legión).

Reparto:



Ha Jung-Woo, Ku-Nam
Kim Yun Seok, Myung-Ga
Jo Sung-Ha, Tae-Won

Na Hong-jin