Datos personales

Mi foto
Spain
cosasdebara@gmail.com; cosasdebara@hotmail.com

martes, 28 de mayo de 2013

Ingrid Visser y Lodewijk Severin

Ingrid Visser y Lodewijk Severin
Sí, hay muchas muertes violentas todos los días, pero he sentido especialmente el asesinato de esta pareja.

domingo, 26 de mayo de 2013

Vivencias de mi viaje a Japón (mayo de 2013)

Sí, existe Japón y está solo a unas horas de viaje. No me defraudó, todo lo contrario, ha sido más de lo que esperaba. A continuación algunas curiosidades (o frikadas, como queráis)
La foto de arriba es la placa conmemorativa que hicieron a Tamiki Hara 原 民, al lado de la Cúpula de la bomba atómica, que si no sabes de ella, al menos que sepas japonés, pasa desapercibida. Fue muy emocionante cuando la vi. Pasaros por aquí  para saber un poco de él.

Cuando hice esa fotografía ya llevaba unos días en el país nipón. Visité templos, santuarios, me metí en un pachinco, lo cual no es nada difícil porque pululan por todo el país, si bien, un tipo me dijo que no hiciera fotografías, las hice desde la calle (evidentemente), también visité castillos, parques, casas de té, de samuráis, vi geishas en Kioto diblando fotógrafos de turistas, estuve en un festival en Tokio, pero lo que fue un puntazo fueron los yakuzas con los que me topé una noche. Acababa de salir de cenar, el cocinero del restaurante me había dicho que estuvo en Barcelona cuando era universitario, pues bien, en un cruce había más de treinta tipos vestidos con traje conectados con un discreto auricular, qué hacían, pues sencillo, captar clientes, dejo a la imaginación de cada uno a qué tipo de negocio les querían llevar. Eso sí, fue en el único sitio donde no me atreví hacer una foto, a pesar de llevar la cámara colgada del cuello, yo les miraba y ellos hacían lo propio.
Es el torii, creo que más famoso del mundo, el de Miyajima.
 Hasta que no los vi no podía creerlo. Sabía de ellos pero lo había olvidado. Son vagones solo para mujeres. Muchos hombres son unos cerdos, así que las mujeres que viajan solas lo hacen tranquilamente en esos vagones, donde ellos tienen prohibida la entrada.
El dios del amor y del matrimonio está en el templo Jishu, está al lado del templo Kiyomizu, en Kyoto. Estaba lleno de jóvenes.
Muy pronto me di cuenta que a los japoneses (en general) les gusta hacer fotografías y que les fotografíen, como las dos chicas de la foto de arriba que estaban en una de las calles de marcha de Hiroshima.
 La primera noche que vi en la tele a Takeshi Kitano casi me da un ataque. Cómo no, empecé hacer fotos y todas las noches a la vuelta al hotel de turno, ponía la televisión para verle.
Y aquí está otro de mis iconos japoneses, Koji Yakusho. Además de en los camiones, su publicidad la podía ver en las máquinas de bebida, en la televisión y, sobre todo, en el metro en Tokyo, en cualquier vagón que entraba, allí estaba él para recibirme. La felicidad me inundaba.

Cuando llego al barrio de Asakusa (Tokio) y veo que estoy dentro de todo un festival no me lo podía creer. El colofón a un viaje maravilloso.
Para terminar, por ahora, es que iba dos veces al día a un japonés. Estaba todo buenísimo, a pesar de los fumadores, no se podía fumar caminado en la calle, solo en lugares determinados, pero sí se podía fumar en los restaurantes, en las tabernas, sobre todo, que las llaman Izakaya (居酒屋).

domingo, 5 de mayo de 2013

Mañana, me voy de vacaciones a Japón

He adelantado las vacaciones por un motivo más que justificado. Siempre que me decía que tengo que ir a Japón, siempre pensaba en el mes de mayo. Así que, mañana, salvo alguna fuerza de la naturaleza que me lo impida (incluidas huelgas en la líneas aéreas, seguridad en el aeropuerto...), salgo rumbo a Japón.

Durante casi tres semanas voy a a estar de un lado a otro por el país Nipon y, por supuesto, lo voy a contar, para seguir disfrutando de un viaje que llevo soñando mucho tiempo.

miércoles, 1 de mayo de 2013

Sonatine ソナチネ - Takeshi Kitano 北野武

Estrenada en 1993. Con esta película, según el propio Takeshi Kitano, ha alcanzado un primer nivel como director, de ahí el título de Sonatine. Explica este título de esta forma tan didáctica: cuando estudias piano y comienzas con las sonatinas, no eres un virtuoso, pero la primera fase de su estudio ya la has superado.

Antes de adentrarnos en la historia de la película, comentar que Sonatine es una película excelente de yakuzas pero de sello inconfundible de su director, que también la protagoniza, escribe el guión y la edita. Es, tal vez, una de sus mejores películas y que se presta, como las obras maestras, a la repetición de su visionado. A partir de esta película, el montaje lo considera esencial y se involucra directamente. Vemos su importancia, por ejemplo, en la escena del ascensor cuando va en busca de Takahashi, cuántos planos tendrá, casi treinta y no llega a dos minutos la secuencia. Otra característica en la narración son los saltos de tiempo (elipsis), vemos el inicio y el final, nos sustrae del instante donde se ha producido lo esencial, dejándonos participar a los espectadores en toda la historia. Esto es sello inconfundible de este grandísimo creador. Violencia, honor yakuza a salvo, amistad, juegos, mar, hacer lo que se espera de nosotros y, finalmente, como si no hubiese otra salida, la muerte. Como ha dicho Kitano en varias ocasiones, si un personaje ha matado, debe morir, no puedo dejarle vivir. Aquí volvemos al inicio y con respecto a la música, a la Sonatine, empieza fortissimo, continua con un scherzo y todo hasta la muerte, termina con un adagio. La banda sonora es firmada por el inconfundible Joe Hisaishi, 久石譲 (Hisaishi Jo, también se puede leer como Kyuishi Jo, se puso este nombre por su admiración a Quincy Jones, su verdadero nombre es Mamoru Fujisawa, 藤泽守). El divorcio de estos dos grandes, tardará un tiempo.

Después de esta película (ya había estrenado A scene at the sea あの夏、いちばん静かな海, Ano natsu, ichiban shizukana umi, 1991, que aún no traje al blog y espero remediar muy pronto), sufre ese accidente que le dejó su tic característico en las siguientes películas que ha rodado y que no enmascara. Antes del accidente, su enorme éxito y su poco reconocimiento en Japón como autor serio, le hizo entrar en una depresión. Una noche que había bebido en exceso, cogió su moto y tuvo un accidente que le llevó a las puertas de la muerte. Posteriormente, reconoce su intento de suicidio. Este accidente tan grave le hace cambiar de vida, deja de beber y de fumar, y entre sus nuevas aficiones, una que nos muestra en su filmografía posterior, la pintura.

Aniki Murakawa (Takeshi Kitano) y sus hombres son enviados a Okinawa por su jefe, Kitajima, para que resuelva una disputa con un clan enemigo. Al llegar allí se dan cuenta que ha sido todo un engaño y que les hicieron salir de Tokio para quedarse con su territorio.

La guerra entre yakuzas está servida y Murakawa sabe que va a morir. Todo el grupo se traslada a una cabaña en la playa donde prepararán su venganza. Durante este tiempo se entretendrán con juegos en los que el jefe del clan participa directamente. Obligará a Ken (el grandísimo Susumu Terajima) y a su inseparable amigo a jugar a la ruleta rusa, éstos no saben que ha quitado las balas, cuando descubren el  engaño le echan en cara la tomadura de pelo; en otra ocasión hace agujeros grandes en la playa para que al pasar se caigan en ellos. Otros juegos, el béisbol, también tontos, con muñequitos de papel que hacen de jugadores de sumo, que después imitan en la playa...

La muerte de sí mismo, de Murakawa, es una constante a lo largo de la película. Primero nos dice, antes de salir de Tokio, que quiere dejar la vida que lleva. Más tarde, ante esa imposibilidad y a la vista de los acontecimientos, bromea con el suicidio ante sus hombres y hasta sueña cómo se dispara en la sien. Salva de la violación a una joven, Miyuki, a partir de este momento, surge la amistad entre ellos.

Reparto:

Takeshi Kitano, ビートたけし- Aniki Murakawa
Susumu Terajima, 寺岛进(てらじますすむ) - Ken
Ren Osugi, 大杉涟(おおすぎれん) - Katagiri
Aya Kokumai, 国 舞 亜 矢 (こくまい あや) - Miyuki
Tetsu Watanabe, 渡辺哲(わたなべてつ) - Uechi
Masanobu Katsumura, 胜村政信(かつむらまさのぶ) - Ryoji
Tonbo Zushi - Kitajima, el jefe del clan
Kenichi Yajima, 矢岛健一(やじまけんいち) - Takahashi, lugarteniente de Kitajima
Eiji Minakata - Un sicario
Rome Kanda, 神田泷梦 - un pandillero 
Houka Kinoshita, 木下ほうか(きのした·ほうか) - del clan Kitajima
Yuuki Natsusaka - del clan Murakawa
Kanji Tsuda, 津田寛治(つだかんじ)
Kanta Yamazaki - un camarero
Hiroyuki Kishi, 岸博之 (きしひろゆき)
Yojin Hino, 岸博之 (きしひろゆき)
Después de los créditos, imágenes del lugar de los juegos que no volverán, pero sigue la vida, los girasoles, la playa, un cangrejo... A disfrutar del gran cine.
Takeshi Kitano