lunes, 5 de febrero de 2018

Kitchen キッチン Banana Yoshimoto 吉本ばなな


No hablaba mucho de Banana Yoshimoto 吉本ばなな (Yoshimoto Banana) en la primera novela que había leído de la famosa autora en Recuerdos de un callejón sin salida, hoy tampoco me voy a extender. Solo te comento que en realidad se llama Mahoko Yoshimoto (吉本 真秀子 Yoshimoto Mahoko), nació en Tokio en 1964. Lo de Banana es porque le encantan las flores del banano.

Como me había prometido que empezaría a leer sus primeras publicaciones, para ver si tenía  feeling con ella, me he decidido por su primera publicación, Kitchen キッチン ( Kitchin) en 1988.

La publicación en España (y en otras ediciones), incluye, junto a Kitchen, otra historia titulada Moonlight shadow ムーンライト・シャドウ.

En la primera historia, fallece la abuela de Mikage y en estos momentos de dolor se refugia en la cocina de casa. Cuando un joven, Yuichi,  que conocía a su abuela le invita a vivir en su casa junto a él y a su madre, que había sido un hombre, y cuando su esposa fallece toma la decisión de ser mujer. Acepta, y su cama será el sofá del salón junto a la cocina. Tres seres con su dolor y que acaban  amándose, dejando a un lado la soledad.

En la siguiente historia Moonlight shadow, Satsuki intenta recuperarse de la muerte de su novio que falleció en un accidente de tráfico.

No sé por qué la comparan con Haruki Murakami, supongo que será por los temas que trata, cocina, inocencia, pérdida del primer amor, soledad, dolor y más dolor, y en este último cuento, un fantasma, no fantasía. Pero que no os engañen, Haruki Murakami solo hay uno, y Banana Yoshimoto es, una escritora japonesa que escribe historias que alguien se empeña en decir que son parecidas a las del maestro (¿imitadora o coincidencia?), personalmente, no me recuerda a él. Los cuentos no están mal, pero se me han hecho un poco pesados. Ya sé que hay muchos seguidores de la escritora, en realidad, millones, pero, bueno, qué le voy hacer. Aún no me ha hecho feeling.
Cuando Banana Yoshimoto da las gracias por la ayuda en la elección de la portada de su primer libro, se refería a ésta. No a la que Tusquets pone, una mujer desnuda haciendo no sé qué, no tiene nada que ver con el contenido de la historia.
Banana Yoshimoto

No hay comentarios: